Ir al contenido principal

Gold Coast Health Plan estará cerrado el 15 de febrero debido al feriado por el Día del Presidente.

A partir del 1 de enero de 2021, los servicios de farmacia se proporcionarán bajo un nuevo programa llamado Medi-Cal Rx. Conozca más (inglés y español).

¡Reciba GRATIS su vacuna contra la influenza ahora! Conozca más (inglés y español).

Seleccione su idioma.

Selecciona tu idioma.

4 mitos y realidades sobre el diagnóstico por imágenes y la radiación. Conozca los hechos

Revisado el 21 de octubre de 2020

4 mitos y realidades

sobre el diagnóstico por imágenes y la radiación

Los estudios de diagnóstico por imágenes se utilizan para explorar el interior del cuerpo. Ayudan a los médicos a diagnosticar afecciones y a determinar los mejores tratamientos. Existen diferentes tipos de estudios de diagnóstico por imágenes, muchos de las cuales utilizan radiación. El tipo de estudio de diagnóstico por imágenes que se le recomiende dependerá del objetivo del estudio, su afección y la parte de su cuerpo por examinar.

A continuación, se detallan algunos mitos y realidades comunes para ayudarle a comprender mejor el diagnóstico por imágenes y la radiación.

Mito o realidad: Debe evitar toda radiación.

MITO. Nos exponemos a la radiación todos los días. Proviene del aire, el espacio exterior, el suelo e incluso de los alimentos que ingerimos. Los científicos miden la radiación en milisieverts (mSv). Se estima que la persona promedio en los EE. UU. recibe una dosis de aproximadamente 3 mSv por año solo a través de medios naturales.

Para fines de comparación, la radiación que recibe por una radiografía de tobillo es de 0.001 mSv. Eso es equivalente a tres horas de radiación natural. Una tomografía computarizada de los pulmones transmite 1.5 mSv, o el equivalente a seis meses de radiación natural. Incluso esa cantidad se considera un riesgo muy bajo para la salud.

Si debe realizarse un estudio de diagnóstico por imágenes que utiliza radiación, el radiólogo se asegurará de que usted se exponga a la menor cantidad posible para que el estudio sea eficaz.

Mito o realidad: Todos los estudios de diagnóstico por imágenes utilizan alguna forma de radiación.

MITO. Las radiografías simples, las tomografías computarizadas y las gammagrafías utilizan radiación. Sin embargo, las ecografías y las resonancias magnéticas (RM) no lo hacen.

Las ecografías utilizan ondas sonoras para generar imágenes. Las RM utilizan un imán grande y ondas de radio.

Mito o realidad: Los estudios de diagnóstico por imágenes que utilizan radiación se consideran seguros.

REALIDAD. Muchas de las actividades que consideramos seguras (como dar un paseo) conlleva cierto grado de riesgo. Asimismo, los estudios de diagnóstico por imágenes que utilizan radiación se consideran seguros. Los radiólogos utilizan la menor radiación posible para obtener imágenes eficaces. Se necesitarían niveles de radiación ultraelevados (mucho más elevados que los que se utilizan en el diagnóstico por imágenes) para potencialmente provocar cáncer en el futuro.

De todas formas, debe minimizar su exposición a la radiación siempre que sea posible. Si le preocupa que el estudio de diagnóstico por imágenes lo exponga a radiación innecesaria, comente sus inquietudes con su médico o su radiólogo. Puede que se haya realizado recientemente un estudio similar que pueda brindar la información que necesitan. O quizás pueda elegir otro estudio que no lo exponga a la radiación.

Mito o realidad: Los estudios con radiación pueden provocarle esterilidad.

MITO. Las dosis de radiación muy elevadas pueden dañar óvulos y espermatozoides. Sin embargo, la cantidad de radiación utilizada en la radiología diagnóstica es muy baja. Ningún estudio ha demostrado que la exposición de óvulos o de espermatozoides a niveles de radiación bajos provoque anomalías congénitas o abortos espontáneos. Incluso las pacientes oncológicas cuyos ovarios recibieron niveles de radiación bastante altos no han mostrado efectos duraderos negativos.

Puede disminuir su riesgo durante el estudio de diagnóstico por imágenes al informarle a su médico si está embarazada, o si cree que podría estarlo, antes de realizar el procedimiento. Es posible que su médico desee posponer o modificar el estudio a fin de disminuir la cantidad de radiación que recibirá.

Fuentes: Centers for Disease Control and Prevention; The Joint Commission; Radiological Society of North America