Ir al contenido principal

¡Reciba GRATIS su vacuna contra la influenza ahora! (Inglés y español).

La FDA advierte a los consumidores sobre el riesgo de la contaminación con metanol, un ingrediente presente en ciertos desinfectantes para manos. Conozca más (inglés y español).

Seleccione su idioma.

Selecciona tu idioma.

Revisado el 15 de noviembre de 2019

Fiebre del heno: ¿mito o realidad?

La fiebre del heno es el nombre común de las alergias estacionales que lo hacen estornudar, inhalar y tener pañuelos al alcance. Entre 40 y 60 millones de nosotros tenemos fiebre del heno, pero todavía hay muchos mitos que rodean esta afección. ¿Conoces los hechos?

Mito o realidad: La fiebre del heno describe alergias a malezas, hierbas, árboles y moho, pero generalmente no al heno.

Realidad. Eso es en parte por qué alergias estacionales y rinitis alérgica estacional son términos más precisos que la fiebre del heno. Las alergias estacionales son causadas por el polen de las plantas y las esporas de moho que flotan en el aire durante ciertas épocas del año. Tampoco suelen causar fiebre.

Mito o realidad: Todos estos pueden ser síntomas de rinitis alérgica estacional: goteo o congestión nasal, estornudos, ojos llorosos y que pican, dolor de garganta e hinchazón debajo de los ojos.

Realidad. Otros síntomas pueden incluir tos, fatiga, oídos obstruidos y disminución del sentido del olfato. Algunos síntomas se desarrollan rápidamente; otros evolucionan más tarde.

Mito o realidad: El polen de flores desencadena aproximadamente la mitad de las alergias de primavera y verano.

Mito. Las flores no causan alergias estacionales. Su polen es transportado por insectos, no está disperso en el aire como el polen de otras plantas.

Mito o realidad: Las vacunas contra la alergia son inyecciones de algo a lo que usted es alérgico.

Realidad. Las vacunas contienen un alérgeno, como polen o moho, que causa sus alergias. Las vacunas contra la alergia pueden ayudar a que su cuerpo se adapte a ese alérgeno y a controlar sus síntomas.

Mito o realidad: Puede dejar atrás sus alergias mudándose a otro estado.

Mito. El polen está en todas partes. No solo es probable que sus alergias viajen con usted, sino que también es probable que desarrolle nuevas alergias donde sea que vaya.

Mito o realidad: Las alergias pueden volverse contagiosas. Cuando lo hacen, se torna en una afección llamada rinitis infecciosa.

Mito. Las alergias no son contagiosas. Rinitis es el término para cualquier irritación nasal que cause secreción nasal y otros síntomas similares a los de la alergia. La rinitis infecciosa es causada por gérmenes, no por alérgenos. El resfriado común es un tipo de rinitis infecciosa.

Si cree que tiene alergias estacionales, visite a su proveedor de atención médica. Los exámenes de piel o sangre pueden ayudar a identificar los alérgenos que causan sus síntomas. Usted y su médico pueden trabajar en un plan para reducir su exposición y aliviar sus síntomas.

Fuentes: American Academy of Allergy, Asthma & Immunology; American College of Allergy, Asthma & Immunology; National Institutes of Health