Ir al contenido principal

¡Reciba GRATIS su vacuna contra la influenza ahora! (Inglés y español).

La FDA advierte a los consumidores sobre el riesgo de la contaminación con metanol, un ingrediente presente en ciertos desinfectantes para manos. Conozca más (inglés y español).

Seleccione su idioma.

Selecciona tu idioma.

¿Le está dando una mano a sus pies? Vea paso a paso esta infografía para descubrir cómo detectar, prevenir y tratar problemas de salud comunes de los pies.

Revisado el 29 de enero de 2020

¡Mantenga sus pies limpios!

Prevenga, detecte y trate problemas comunes de los pies.

¡Dele una mano a sus pies! Sufren el peso de dos o tres veces su peso corporal con cada paso que da. ¡Y para cuando tiene 50 años, esos pies pueden haber caminado casi 75,000 millas! Mantenga sus pies en forma y conozca los problemas de salud comunes que pueden afectarlos.

Pie de atleta:

Una infección por hongos que generalmente aparece entre los dedos del pie, pero que puede generalizarse. Los hongos que la causan prosperan en condiciones húmedas, como las de duchas, vestuarios, calcetines y calzado.

Prevenga:

Cambie sus medias a menudo. Después de bañarse, séquese bien los pies y los dedos. Use ojotas en duchas públicas y vestuarios.

Detecte:

Piel seca, ampollada o agrietada. Prurito, ardor y enrojecimiento.

Trate: Use aerosoles, polvos o cremas antimicóticos.

Juanete:

Una protuberancia dura y dolorosa en la base del dedo gordo del pie. A menudo es consecuencia del uso de calzado apretado que fuerzan que el dedo se doble hacia adentro.

Prevenga:

Use calzado con una puntera ancha y profunda. Evite los tacones que superan las 2 pulgadas de altura.

Detecte:

Dolor, hinchazón y sensibilidad cerca de la articulación que empeora a medida que crece la protuberancia. Superposición de los dedos de los pies.

Trate:

Cubra la protuberancia con una almohadilla para juanetes sin medicamentos. Use bolsas de hielo para reducir la hinchazón.

Callos y callosidades:

Áreas engrosadas de la piel a menudo causadas por calzado que no se ajusta correctamente. Los callos a menudo aparecen en los metatarsos donde los tacones altos aumentan la presión. Los callos son durezas que se desarrollan en la parte superior de los pies. Por lo general, tienen lugar cuando los dedos de los pies se frotan contra calzado demasiado apretado o demasiado flojo.

Prevenga:

Use calzado con una puntera ancha y profunda. Evite los tacones que superan las 2 pulgadas de altura. Los insertos de gel pueden disminuir la fricción.

Detecte:

Áreas de piel ásperas y sin brillo. A veces piel levantada o de forma redonda, semejante a verrugas.

Trate:

Use almohadillas para callos sin medicamentos para aliviar la presión. Un podólogo puede retirarle las capas de piel muerta.

Dedo en martillo:

Se produce cuando un dedo del pie se dobla hacia abajo en la articulación. Generalmente ocurre en los dedos centrales del pie. Podría ser consecuencia de un equilibrio anormal de los músculos del dedo del pie, traumatismo o calzado estrecho y puntiagudo.

Prevenga:

Use calzado con sostén y una puntera ancha y profunda.

Detecte:

Callos en la parte superior de la articulación doblada. Enrojecimiento, hinchazón y dolor.

Trate:

Use calzado con punteras amplias, sin tacones. Use compresas de hielo. Aplique una almohadilla para dedo en martillo sin medicamentos para su amortiguación. Use insertos para calzado personalizados. Hable con su médico acerca de las opciones quirúrgicas.

Uña del pie encarnada:

Se produce cuando los lados de la uña se entierran dentro de la piel. La causa habitual es recortar la uña de un dedo del pie en forma de curva. El calzado ajustado puede también ser un factor.

Prevenga:

Recorte las uñas de los pies en línea recta y no más corta que la punta de los dedos. Evite tirar o rasgar las uñas de los pies. Use calzado con una puntera ancha y profunda.

Detecte:

Hinchazón y dolor. Enrojecimiento, pus y otros signos de infección.

Trate:

Remoje el pie en agua tibia y jabonosa, y luego levante suavemente los bordes de la uña. El tratamiento puede incluir antibióticos y extirpación de parte de la uña.

Fascitis plantar:

Inflamación del ligamento que conecta el hueso del talón con la base de los dedos de los pies. Causado por forzar el tejido con el tiempo. Los factores de riesgo incluyen tener sobrepeso, tener un trabajo que requiera caminar o pararse sobre superficies duras, y realizar ejercicios de alto impacto como correr.

Prevenga:

Use calzado con suelas absorbentes a los golpes y soporte fuerte en el talón. Realice un calentamiento antes de hacer ejercicio. Pierda peso si es necesario.

Detecte:

Dolor en la parte inferior del pie cerca del talón que ocurre con mayor frecuencia en la mañana o después de largos períodos de sesión.

Trate:

Haga ejercicios de estiramiento. Use compresas de hielo y plantillas ortopédicas.

Hongos en la uña del pie:

Una infección micótica común debajo de la superficie de la uña. Los hongos que la causan prosperan en áreas húmedas como duchas, vestuarios y piscinas.

Prevenga:

Cambie el calzado y los calcetines con regularidad. Mantenga los pies secos. Use ojotas en las duchas públicas. Realícese pedicuría solo en salones con licencia que utilicen prácticas sanitarias.

Detecte:

Uñas amarillas y gruesas, a veces con bordes frágiles y dentados. Acumulación de basura debajo de las uñas. Marcas blancas en la parte superior de la uña.

Trate:

Límpiese las uñas con regularidad. Use medicamentos antifúngicos recetados o de venta libre. Puede ser necesaria la extirpación.

Verrugas:

Causadas por un virus que prospera en áreas húmedas como duchas y vestuarios. Las verrugas pueden aparecer en cualquier lugar del pie, especialmente en la planta, en cuyo caso se llaman verrugas plantares. Pueden multiplicarse en grupos.

Prevenga:

Cambie el calzado y los calcetines con regularidad. Mantenga los pies secos. Use ojotas en duchas públicas y vestuarios.

Detecte:

Verrugas duras y planas en la planta del pie, a menudo con un pequeño centro de color negro. Verrugas carnosas y levantadas en otra parte del pie. Dolor cuando se presionan las verrugas.

Trate:

Lo mejor es buscar el asesoramiento de un médico. Este puede asegurarse de que no sea en realidad un crecimiento canceroso. Las opciones incluyen la extracción mediante láser y tratamientos tópicos y cirugía.

Próximos pasos:

¡No permita que los problemas en los pies se salgan de control!

Llame al médico si la afección en su pie no mejora o si siente dolor o está infectada. Este puede ayudarlo a determinar el mejor curso de acción y derivarlo a un especialista si es necesario.

Si tiene diabetes, llame o consulte a su médico sobre cualquier problema en los pies antes de intentar tratarlos usted mismo.

Fuentes: American Academy of Orthopaedic Surgeons; American Orthopaedic Foot & Ankle Society; American Podiatric Medical Association